Si te gusta el proyecto y la divulgación científica clica en los anuncios que te interesen. Una pequeña miga siempre ayuda.

miércoles, 10 de abril de 2013

The Host, el ataque a la conciencia humana

Muy buenas pequeños blogueros, me dirijo a vosotros para daros mi más sincera opinión acerca de la película basada en la novela de Stephanie Meyer (la madre de los famosos vampiros brillantes) The Host.
Se trata de una invasión alienígena que invade nuestro mundo a través de nuestros cuerpos humanos como huésped, aniquilando del pensamiento al dueño de este cuerpo. Para desgracia de Wanderer, uno de estos alienígenas, este no es el caso de Melanie Stryder que forma parte de la resistencia y se resiste.


¡¡¡Ahora sí!!! Atención que vienen Spoilers

Me encanta la trama, me leí el libro y la verdad es que me gustó mucho la forma de llamar la atención al lector sobre la conciencia humana, dejando al descubierto que una perfección no existe, pero si puede existir el hecho de albergar la posibilidad de exterminar de nuestro mundo la desconfianza, la violencia y la maldad con la que tratamos de manera (terriblemente) cotidiana. Así pues, llegan estos seres, que no resultan ser más que unas pequeñas pelusillas plateadas (brillantes, Meyer es mucho de brillantes) que a través de una operación  milagrosamente perfecta se introduce en el cuerpo del ser humano, y donde se se manifiesta en el cuerpo a través de un aro plateado en el iris de los ojos.

Estos alienígenas no son más que pura bondad y sonrisas, ¿el regreso de los osos amorosos? No, porque ahí esta Diane Kruger para hacernos entender que es posible que alguien se intoxique de nuestro modo de vida, ella persigue a Melanie - Wanderer cuando esta última, apenada por la dueña de su cuerpo, decide ayudarla para posteriormente ser víctima de tortazos por doquier.

Por supuesto cabe decir que en esta novela no puede faltar el cliché romántico, es el sello Meyer, y para las románticas como yo este toque me encanta (llamadme cursi).

El lío es que en un mismo cuerpo esta Melanie, enamorada de Jared, éste que no ve más que el cuerpo de la joven, Wanderer que parece ser poseedora de un trastorno de personalidad múltiple, ya que su cuerpo también desea a Jared, pero su ser se enamora de Ian, un chico (increíble) que solo ve su bondadosa y perfecta personalidad (¿“alienigidad” en este caso?) así que mientras es besada por ambos y a la vez es narrada la historia de la invasión bondadosa ,Wanderer es maestra de lecciones y de conciencias.
Como resultado final pienso que podrían haberse centrado más, un pelín más en la trama de un mundo perfecto, y menos en el amor, pero todos sabemos que las quinceañeras no habrían perdonado un simple vistazo al “triangulo” amoroso entre los protagonistas (diamante y triangulo, ¿verdadero sello Meyer?) y que son las principales espectadoras. Pero está muy bien para pensar y concienciarte en la histeria y locura que invade la vida humana donde cualquier cosa a veces es más valiosa que la propia vida de nuestro mundo.