Si te gusta el proyecto y la divulgación científica clica en los anuncios que te interesen. Una pequeña miga siempre ayuda.

martes, 26 de febrero de 2013

El nuevo guión de los Coen

!Hola a todos de nuevo!

Pego un salto de nuevo para quedarme un ratito por aquí y hablaros de una película que vimos hace poco: “Un Plan Perfecto”. 

Si bien no es un peliculón, aunque eso ya se sabe antes de entrar, me pareció un film muy entretenido y simpático. Cuando supe que el guión era de los hermanos Coen, me sorprendió. No me parecía de su estilo, pero bueno, es amena y divertida, y nos arrancó muchas risas haciéndonos pasar un rato muy agradable. 

Para resumir, diré que trata –como bien dice el título- de un plan que un muy inglés Colin Firth, restaurador de arte, trama para vengarse de su excéntrico y millonario jefe, interpretado por Alan Rickman. Quiere “colarle” una pintura falsa de Monet y quedarse con parte del dinero de la transacción. Ahí entra en juego una Cameron Díaz tejana, muy hortera, pueblerina y descarada que hace de cómplice y propietaria del cuadro falso.

Si me quedo con algunas escenas, y diría más, las mejores de la película, serían sin duda las que suceden en el Hotel Savoy de Londres: Colin Firth con la parte de arriba del traje y en calzoncillos por la cornisa, entrando en diferentes habitaciones y actuando como si no estuviera, muy bueno. 

En cuanto a los actores, ya se les notan las arrugas, sobre todo a Cameron Díaz, que con sus sus cuarenta y pico añazos le siguen dando papeles de adolescente. Rickman como no, el mejor de todos a mi modo de ver. Y en cuanto a Colin Firth, es cierto que lo prefiero en del Diario de Bridget Jones, elegante y atractivo, antes que al personaje que interpreta en esta película, soso e inseguro... y eso que las gafa pastas son un plus…pero cumple muy bien con su papel, da penilla por un lado y por otro nos hace reir. 

En fin, no os diré nada más. Os animo a verla si queréis echar unas risas que tanta falta hacen hoy día. Fue un domingo cualquiera de flojera, y de manera improvisada, acabó siendo un plan perfecto.